¿...?

martes, 10 de agosto de 2010

Es por tu bien


Tendría unos diez años, más o menos, cuando me compraron aquellos pantalones amarillos. Yo no los quería, me sentía ridículo con ellos. El color estaba bien pero me quedaban muy ajustados y se me transparentaban los calzoncillos, y aunque siempre he sido un poco payasete, también he sido algo pudoroso. El caso es que no sé muy bien por qué, pero no me negué: porque no sé, porque no me sale o por comodidad, no estoy muy seguro de la razón, pero acabé con unos pantalones de marca, de “gran calidad”, la envidia del vecindario, pero con los que no me sentía a gusto.


No sé si recordáis el capítulo de Los Simpson, en el que Seymour Skinner y Edna Krabappel se lían en el cumpleaños de Martin Prince. A partir de ese día, intentan llevar en el anonimato su historia de amor. El problema es que en el colegio es complicado y claro, un día les descubren besándose en el almacén de materiales. Acusados de tener relaciones sexuales en el colegio, acaban despedidos. Como Bart se siente responsable por haberles descubierto, habla con Skinner para que evite el despido, para que tome las riendas de su vida y que no acabe como siempre, haciendo lo que le dicen los demás: su sargento en Vietnam, su madre, el superintendente Chalmers, etc.


Puede que esa parte del perfil de Skinner sea muy parecida a la mía y a la de muchos de nosotros. Dejar de decidir es muy cómodo, uno se deja llevar y algo pasará. Es cierto que a veces no es tanto un problema de pasividad, como de exceso de confianza o simplemente de estupidez, ya sabes, que le toman a uno el pelo, o que se lo deja tomar.


Pero sigamos con la historia, ¿qué pasó después de salir del probador con esa cara de “esto no me gusta”? Pues que acabé cargando con la bolsa que contenían ese par de pantalones deseados por todo el mundo, menos por mí, claro está.


Como todo en este mundo, incluida la pasividad y el exceso de confianza, llevan inercia. ¿Quién es capaz de parar años y años en línea recta? ¿Quién es el guapo que desvía la trayectoria del cometa? Yo todavía sigo preguntándome cómo hacerlo y puede que al PSM le suceda lo mismo.


A veces, lo mejor no es lo necesario.


1 comentario: